martes, 29 de diciembre de 2009

Tacna intenta formalizar el contrabando de ropa usada (2007)

Ordenanza regional legaliza comercialización de mercadería usada. Norma tacneña golpeará la industria nacional de confecciones

Por Azucena León Torres

El Gobierno Regional de Tacna no da su brazo a torcer e insiste en aprobar normas que legalizan el ingreso de ropa y calzado usado al país, pese a la abierta oposición del Poder Ejecutivo. Esta vez, y 'sacándole la vuelta' a un fallo previo del Tribunal Constitucional (TC), emitió una nueva ordenanza en la que se aprueba la comercialización de mercadería de segundo uso en cinco distritos de Tacna.

"El gobierno regional, mediante una argucia legal, está legalizando el contrabando, puesto que el fallo que difundió el TC hace dos semanas solo prohíbe el ingreso de ropa y calzado usado al territorio nacional, pero no se refiere a la comercialización interna de tales bienes, que actualmente no está prohibida por ley", explicó Raúl Saldías, presidente de la Comisión de Lucha contra el Contrabando de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI).

Saldías advirtió que esta norma, que aún no ha sido publicada en forma oficial (a pesar de que la ordenanza se aprobó en el consejo regional hace diez días), solo contribuirá a fortalecer las mafias de contrabando, pues los comercializadores buscarán que no se realicen acciones contra la venta de esta mercadería, argumentando que ha sido adquirida localmente y que no ha ingresado ilegalmente al país. "Con esta norma será mucho más fácil burlar a las autoridades, pues el Perú no registra las importaciones de ropa usada ni el ingreso de donaciones provenientes de Chile", sostuvo.

Por su parte, Luis Peroni, presidente del Comité de Confecciones de la SNI, alertó que esta situación golpeará fuertemente a los confeccionistas locales, que ya se encuentran afectados por las importaciones asiáticas. De acuerdo con sus estimaciones, anualmente ingresan 88 millones de prendas de vestir, entre importación y mercadería usada, que sí fuesen confeccionadas localmente podrían generar unos 110.000 puestos de trabajo directos en el país.

PROBLEMA DE FONDO
Saldías manifestó que el problema de fondo es que no existe una decisión política para combatir el contrabando, que crece a un ritmo anual de 5% y que el 2006 superó los US$1.300 millones.

En ese contexto, indicó que su gremio ha propuesto implementar un sistema de escáner nacional (sistema electrónico de verificación de mercadería), así como la conformación de una organización móvil para la incautación de la mercadería que ingresa por frontera. "En diciembre se aprobó dar en concesión el sistema de escáner, pero hasta el momento Pro Inversión no hace la convocatoria", refirió.

Precisó que el retraso se debería a la oposición de la Sunat, entidad que afirma que puede adquirir maquinaria nueva para un control más eficiente, sin considerar que este esquema de control electrónico ya se utiliza con éxito en países como Chile.

Piden reconsiderar ordenanza
El presidente de la Comisión de Lucha Contra el Contrabando de la SNI pidió al Gobierno Regional de Tacna meditar sobre las consecuencias de su ordenanza, puesto que no afectará solo el empleo sino la salud pública y el fisco del Perú.

"La opinión pública debe rechazar normas populistas de esta índole, debido a que solo fortalecerán a las mafias del contrabando en Tacna y a la corrupción", sostuvo Saldías.

En ese sentido, también hizo una invocación a la Sunat para que, en cumplimiento de la ley, extreme los controles de frontera para evitar el ingreso legal de esta mercadería. Cabe mencionar que, de acuerdo con el Consejo Municipal, esta ordenanza constituye una medida de apoyo al sector informal, que es generador de miles de puestos de trabajo. Según la región, solo 5.000 comerciantes se dedican a esta actividad.

LAS CIFRAS
26
son las empresas instaladas en la Zona Franca de Iquique que se dedican a esta actividad y cuya mercadería, valorizada en US$100 millones, es exportada al Perú y Bolivia.

26 millones
de prendas usadas ingresan al país cada año, volumen que podría ser abastecido por la industria nacional.