miércoles, 4 de agosto de 2010

El Tiempo - El Periódico del Pueblo Oriental

El Tiempo - El Periódico del Pueblo Oriental

Barcelona.- La mayoría de los propietarios de las tiendas que abren sus santamarías en el bulevar 5 de Julio de Barcelona, aseguran que la elevada presencia de buhoneros frente a sus locales ha perjudicado de manera significativa las ventas de sus productos en lo que va de año.

Los afectados explicaron que se sienten frustrados porque deben pagar impuestos al Servicio Autónomo Bolivariano de Administración Tributaria (Sabat), aseo urbano, agua, electricidad, patente de Industria y Comercio, así como cancelar las obligaciones al Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), mientras que los vendedores informales obtienen más ingresos sin tener pagar a los entes mencionados para trabajar.

El propietario de la tienda La Bella Dama, Mohamed Awda, informó que en varias oportunidades le han solicitado a las autoridades de la alcaldía barcelonesa que despejen el bulevar de vendedores ambulantes, pero cuando lo hacen, estos regresan a los pocos días. “Las ventas en ropa, calzado y carteras disminuyeron 40% en relación con el año pasado. Las personas no pueden ver la mercancía que exhibo en la tienda porque tengo un grupo de buhoneros frente al local”, expresó Awda.

El gerente de una tienda de electrodomésticos, Carlos Quintana, indicó que los buhoneros deben ser reubicados en otros espacios para no perjudicar el comercio formal. “Los días miércoles la alcaldía le hace mantenimiento a las caminerías y esto obliga a los trabajadores ambulantes a no venir, ese día hay más clientes en mi establecimiento”, dijo Quintana como referencia, agregando que este año sus ventas bajaron en 30%.

Otros negocios como Toronto, Planeta Corp y BSN de Oriente optaron por exhibir sus productos en la acera, para evitar que los vendedores informales instalen sus toldos frente a las tiendas, a pesar de que dicha acción obstruye el paso peatonal.

En un recorrido realizado por el equipo reporteril de El Tiempo, se contabilizaron 168 vendedores informales de mercancía seca, 45 de comida, 17 fruteros, 38 telefonistas y 25 jugueros instalados a lo largo del bulevar, para un total de 293 trabajadores de la economía informal.

El director de Urbanismo de la alcaldía de Barcelona, Fernando Pateti, informó que sólo hay 200 buhoneros autorizados a trabajar en el bulevar, el resto que suman unos 300 en el centro del municipio Bolívar son ilegales.

Pateti indicó que no se están otorgando permisos a los vendedores informales y continuarán las acciones para evitar que se viole el orden urbano.