martes, 24 de marzo de 2009

Las cifras del desempleo en Colombia se contrastan con la realidad.

proximación a la problemática del desempleo

El problema del actual gobierno de Colombia es que ha iniciado proyectos de reestructuración en empresas estatales, con la escusa de garantizar un mejor funcionamiento y prestación de servicios como es en el sector de la salud, pero este proceso va acompañado del despido de trabajadores.

Por: Neyder Jhoan Salazar
artículo publicado en:
www.neydersalazar.blogspot.com


Alberto Medina se graduó el año pasado de comunicación social, igual que muchos colombianos es un profesional joven. Pero ese título no le ha servido mucho para conseguir un trabajo estable, o al menos uno que le brinde las condiciones necesarias para tener lo que la constitución colombiana establece como un derecho, contar con “trabajo digno”. Ha regado más de 100 hojas de vida, ha acudido a amigos o conocidos, que es una de las formas más altas que actualmente se utiliza para conseguir trabajo, “a través de la recomendación de una amigo o familiar”. Cansado de su infructuosa búsqueda decidió trabajar de forma independiente por medio en una página Web en internet, asegura que es un buen campo y que le ha permitido por el momento tener un pequeño ingreso económico no estable, aun no cuenta con garantías laborales de salud. Que en este caso tendría que ser pre-pagada, pero sus ingresos no le alcanzan para cubrirla.

Esta es la realidad que se contrasta con las últimas estadísticas del DANE, según esta entidad y el gobierno sostienen que el número de desempleados disminuye. Efectivamente en cifras parece disminuir y no ser tan alto, se ha pasado de 13.10 % desempleados en enero del 2008 a la cifra reducida de 11.1 % en marzo de este mismo año. Pero si aterrizamos esta cifras a la realidad la situación es aun preocupante ese 11.1 %, si no son más, es una cantidad considerable de colombianos. Si comparamos estos datos en cifras con los de años pasados se puede analizar y salta a la vista que en este gobierno la variable aun es alta y su disminución no ha sido de mayor grado

Nos encontramos frente a un problema real y no de cifras. La situación de Alberto es probable que no haya entrado en las cifras, porque se considera que tiene un trabajo, pero en realidad tiene un desempleo estacional, es decir depende de actividades temporales, no permanentes ni fijas. Su situación se puede explicar por una sobrepoblación de egresados. Este es el primer factor que voy a enumera como generador de desempleo. El mercado laboral colombiano no tiene la capacidad de darle cabida al número de profesionales que se genera. Obtener un puesto es enfrentarse a la competitividad, a la capacidad, y claro al sometimiento de trabajar muchas horas, 10 o más, y de desempeñar muchos oficios sin mayor remuneración. Es decir cuatro actividades o cuatro trabajos por el salario de uno. Esta situación es a la que se enfrentan los jóvenes profesionales que no tiene como garantizarse un futuro laboral. Algo que los lleva acudir a trabajos informales o tener como única salida hacer un énfasis o especializarse, para acceder de una forma fácil a un campo laboral o trabajar de forma independiente que es el auge. ¿Pero a qué costo? regalando el trabajo por unos cuantos pesos y a lo mejor siendo explotados.
El gobierno también afirma que la economía ha crecido en el último año más del 5%. Pero la pobreza y el desempleo aun son preocupantes, es decir al pueblo le va mal mientras a la economía o más bien las elites económicas prosperan. El desempleo se presenta por un segundo factor que es el problema del crecimiento económico relacionado con el Producto Interno Bruto PIB que es bastante bajo y no contribuye al desarrollo de un mercado laboral.

Alfredo peña es un desplazado de un vereda cerca al municipio de Milán en el departamento de Caquetá, afirma que llego a la ciudad de Neiva hace 6 años con cuatro de sus seis y su mujer amenazado por un grupo armado. Desde ese entonces las condiciones de vida para Alfredo y su familia han sido baste difíciles, para poder llevar la comida a su hogar le tocó pasar por el arduo trabajo de ser auxiliar de construcción o Albañil como también se conoce. Él coincide que es un trabajo bastante pesado, le tocaba casi todo el día e incluso los domingos. Por eso decidió vender chanclas en la calles del centro como un vendedor ambulante más. El incremento de la población en espacios donde no hay una economía sostenible es el tercer factor que aumenta el desempleo. Al aumento de la población se suma el desplazamiento, los campesinos al emigrar a la ciudad aumentan los cinturones de miseria. Al no saber hacer otra actividad diferente a la que desarrollaban en el campo y sin experiencia laboral en la ciudad deben enfrentarse a situaciones difíciles para tener ingresos con los cuales sostenerse a sí mismos y a sus familias. De igual forma los hijos para ayudar a suplir las necesidades del hogar salen a las calles a dedicarse a lo que se conoce popularmente como el rebusque. Esto implica que sean explotados laboralmente, que se le vulneren los derechos de seguridad social e ingresen a trabajos inestables e informales.

El cuarto factor que incrementa el desempleo es la suma de una población discriminada laboralmente, todo los integrantes de esta población se enfrentan en al caos de buscar empleo sin resultados y enfrentados en algo que denominare “la lucha por un salario”. A esta se suma Alberto por ser un profesional sin experiencia laboral, pero irónicamente la ley colombiana garantiza que al empleado se le instruya y capacite. Las perspectivas de empleo de los jóvenes, las mujeres y los trabajadores sin experiencia son bastante reducidas, pues equivocadamente se cree que este tipo de población no tienen las capacidades que solo el empirismo da para desempeñar tareas. Otra población en dificultades son los jóvenes y personas sin escolaridad básica y sin título técnico. Este tipo de personas entran a cubrir el trabajo pesado y donde son explotados. Esta situación se presenta por la ignorancia de no conocer los derechos que tienen como trabajadores y los cuales no deben ser vulnerados. Por último se encuentran las personas discapacitadas y la tercera edad. Son personas con más de 50 años por su edad se cree que no son útiles para ejercer labores, el problema es que ellos aun tienen familia por las que tiene que velar, sin empleo que les van a poder ofrecer a su familias y más aun cuando han trabajado toda la vida y terminaron sin una pensión. La gran dificultad de esta población es no contar con una pensión por su trabajo desarrollado que le permita una jubilación tranquila. Hay que recordar que las personas de la tercera edad de bajos recursos reciben un subsidio que no alcanza para satisfacer sus necesidades.

Como consecuencia del desempleo tenemos otra serie de problemas sociales como lo es la pobreza creciente, el hambre, la delincuencia y la decisión de ingresar a grupos armados por obtener mejores condiciones de vida. A las actuales cifras de desempleo hay que agregarle que tal vez han bajado porque en el 2006 más de 220.000 colombianos se han ido del país en busca de mejores condiciones, para este años se espera que esta cifra aumente. ¿Empleo al costo de irnos del país, a pasar duros trabajos?, así la cifras bajan, si los desempleados se van de país a buscar condiciones, claro que bajaran las cifras.

Es que son más de 2 millones los desempleados de nuestro país, pero hay que aclarar las condiciones y la clase trabajo a las que están sometido los que entraron hacer parte de la lista de empleados. Es esta la población que se considera económicamente activa, que más bien deberían denominarse empleados que no tienen garantías laborales. A esta lista entro el incrementado sector informal, al que se suman colombianos dedicado al rebusque o como vendedores ambulantes. Estos no cuentan con ningún tipo de contrato, por estas circunstancias menos con seguridad social. Además está el inconveniente de los trabajos inestables, que se sustenta en los contratos cortos de tres meses o indefinidos. Es muy minina la participación de empresas donde dan trabajos fijos superiores a un año. Un gran número de colombianos tienen solo trabajos temporales, por días, meses, y por porcentajes. Este tipo de empleo regularme se vulneran los derechos de seguridad social.

Al problema de los empleados se suma circunstancias que agrandan las malas condiciones y garantías laborales. Algunas de estas son las horas extras no pagas y las jornada laboral no es que sea las más flexibles, aun hay altas jornadas que se mantienen por más de 10 horas diarias de trabajo. La remuneración del trabajo dominical, la indemnización por terminación de contratos sin justa causa y la dificultad que se presenta por la necesidad de una pensión, cuando esta tiende a desaparecer si no se la paga uno mismo. Los jóvenes profesionales salen a ganar un $ 1.200.000 aproximadamente. La situación económica del país demuestra que ese dinero no alcanza para suplir las necesidades, menos alcanzará para los que ganan un salario mínimo. Sin condiciones y sin oportunidades acuden a trabajos informales e independientes sin estar legalmente constituido que acrecientan un problema social.

Antonio Salazar es una persona que contó con suerte, el pudo ingresar a la policía. Ahora goza de una pensión que consiguió a punta del esfuerzo de su trabajo y que le permite pasar tranquilamente en casa su vejez. Como están las cosas, la única salida para tener un empleo sostenible que garantice condiciones de vida y hasta una pensión es ingresar a las fuerzas armadas que son el único ente para el que si hay plata y mucha. ¿Es qué esto es un problema de seguridad democrática o de seguridad social?

El problema del actual gobierno de Colombia es que ha iniciado proyectos de reestructuración en empresas estatales, con la escusa de garantizar un mejor funcionamiento y prestación de servicios como es en el sector de la salud. Pero este proceso viene acompañado del despido de trabajadores. Son malas políticas tomadas por el impulso de disminuir la tasa de desempleo, como lo fue la ley 789 del 2002. Es que el incremento del empleo no implica que se tenga que ajustar al recorte del salario y el de las condiciones de seguridad social. Esto no garantiza estabilidad laboral y La inestabilidad laboral ha disminuido el porcentaje de ingresos a trabajos de los que están inmersos en luchan por un salario y no necesariamente en la guerra.
Hay que tomar verdadera medidas políticas que garantice condiciones dignas de trabajo. Crear empleo público ¿pero cómo lógralo si las empresas públicas tienden a desaparecer por la privatización y la disfrazada transnacionalización?


Es que en este país no hay bacantes para tantos graduados de las universidades. Aunque la idea sería que se generaran muchos profesionales pero si se contara con condiciones y oportunidades laborales, pero Colombia no cuenta con ellas. Lo ideal sería que un desempleado contara con un subsidio que le permitirá suplir sus necesidades básicas o porque no con un trabajo estable que le permitiera ser útil y pueda garantizar condiciones de vida digna.